terça-feira, fevereiro 13, 2007

O El País, o grupo PRISA e o Portugal.

O El País publicou hoje um editorial sobre a vitória do “SIM” no referendo ao aborto ocorrido no passado Domingo aqui no burgo. O texto, que tudo diz sobre o seu autor mas nada sobre Portugal, é, em grande medida, um arrazoado de disparates, de lugares comuns, uma evocação da lenda negra sobre os efeitos nefastos do catolicismo, de ignorância sobre a lei em vigor (que aparece inspirada na espanhola) e, já agora, sobre a substância ideológica do espectro partidário português – nomeadamente ao classificar-se o inócuo CDS/PP como um partido de “ultra-direita.” Isto ao mesmo tempo que os distritos em que ganhou o “SIM” com uma grande margem, como os de Évora, Beja, Setúbal e Faro, são considerados implicitamente como os política e ideologicamente mais avançados de Portugal.
Há já muito tempo que deixei de dar importância à amplíssima gama de periódicos, estações de rádio e de TV detidos pelo grupo PRISA em Espanha e ao qual o El País pertence. O jornalismo de causas é-me indiferente (aprecio-o quando tem qualidade e o jornalismo do grupo PRISA genericamente não tem), mas aborrece-me quando é mau e, já agora, quando quer ser vendido sob a capa da independência e da isenção. O grupo PRISA é hoje, mais do que nunca, e vá-se lá saber como e porque razões, um prolongamento de uma parte do PSOE. É ainda um instrumento mais de oposição deste e do Governo Zapatero ao Partido Popular espanhol, além de um parceiro na estratégia de aproximação à ETA e aos nacionalismos históricos de Espanha. Mas como não são de hoje os favores prestados pelo grupo PRISA ao PSOE, este, imediatamente depois de ter chegado ao poder, ofereceu ao grupo PRISA uma muito desejada licença de televisão em sinal aberto.
De qualquer forma, trago aqui o estilo, e o que me parece ser a subjectividade, a ignorância e os lugares comuns do editorial "linkado" acima, além dum retrato parcial daquilo que politicamente é o grupo PRISA, pelo simples facto de ter o dito grupo comprado não apenas a TVI mas, também, o Rádio Clube Português e outros media que pertenciam, ao menos formalmente, a Pais do Amaral. Se na TVI o impacte político-ideológico da compra ainda não se nota no rumo tomado pela informação, já no Rádio Clube Português os resultados, com a nova grelha posta em marcha há uma ou duas semanas sob o comando do grande líder Luís Osório e sob a batuta matinal de João Adelino Faria, são interessantes. Longe de desprezar a estação, apesar dos percalços diários e dos muitos erros de "casting", de lhe louvar programas e apontamentos, a verdade é que ela tem uma agenda política que não é nem independente nem isenta. É de causas e é de esquerda, estando para o PS e este Governo como a TSF está para o Bloco de Esquerda há vários anos. E isto convém ser dito porque não tenho memória de que em Portugal, e nos últimos trinta anos, o jornalismo político tenha dado dinheiro a quem investe.

3 Comments:

Anonymous Anónimo disse...

http://periodistas21.blogspot.com/2007/02/zapatero-prefiere-pedro-j-ramrez.html

Zapatero prefiere a Pedro J. Ramírez

José María Aznar presentó el lanzamiento de La Aventura de la Historia en 1998. 100 números y casi nueve años después otro presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, celebra la efeméride cuando ETA vuelve a estar de fondo en el debate político.
"¿Por qué va Zapatero a celebrar una revista de El Mundo?", se preguntaban ayer algunos cargos socialistas. "Pedro J. podía haber estado más duro", decían algunos de los asistentes al evento que hoy refleja la portada del periódico.
Zapatero defendió su voluntad y obligación de seguir luchando por la paz en el País Vasco y defendió que España no se rompe ni el estado desaparece con los nuevos estatutos de autonomía.
Pedro J. Ramírez ejerció de anfitrión y de referente político de la derecha periodística. Citó las palabras de Aznar en el lanzamiento de la revista, "la paz no se puede comprar porque no tiene precio", y alertó sobre la "creciente legitimación de las más reaccionarias pretensiones nacionalistas".
Zapatero y Pedro J. Ramírez turnándose la palabra con visiones diferentes pero sin acritud.
El 14 de enero Zapatero y el director de El Mundo se citaron con la divida manifestación contra ETA del día anterior al fondo. No era la primera vez. La comunicación entre político y periodista es fluida.
Más que con El País, señalan fuentes políticas.
Un éxito de los convocantes, una oportunidad perdida para el PP, titulaba El Mundo su editorial. Buen resumen para Zapatero, malo para Mariano Rajoy, líder del PP.
Lunes, 15. Debate en el Congreso. Zapatero se quedó muy corto y Rajoy se pasó de frenada, dice El Mundo al día siguiente.
El editorial de El País era similar en la crítica al presidente del gobierno.
Juan Luis Cebrián publica un artículo titulado El equilibrio y el director de orquesta que sienta muy mal en La Moncloa. Al día siguiente Zapatero discute con Cebrián sus tesis en un acto público.
Es un paso más del divorcio entre el presidente socialista y su periódico de cabecera. Una falta de sintonía evidente durante todo el diálogo con ETA y acentuado desde la llegada a la dirección del periódico de Prisa de Javier Moreno.
Unos días después se avivan los rumores sobre la aparición de un nuevo periódico nacional de orientación progresista impulsado por algunos promotores de La Sexta, la última cadena privada analógica nacional.
Zapatero está cada día más lejos de la línea editorial de El País y encaja mejor la posición crítica de El Mundo. El entendimiento personal con Pedro J. Ramírez crece pese a la distancia política.
El presidente sabe que cualquier crítica de El Mundo a la actuación del PP y su líder produce un fuerte efecto en el votante centrista lector del diario.
Pedro J. reafirma su independencia del PP de Mariano Rajoy con cada crítica y su distancia del PSOE le permite mantener sus embestidas sin dejar de valorar la acción del presidente y su ejecutivo cuando lo considera oportuno.
El PSOE sabe que sin El País la acción política del gobierno es más complicada y el cuestionamiento de sus líderes crea inquietud entre su electorado.
El País necesita marcar distancias con el gobierno para recuperar la independencia vital para un medio de referencia. Falla la confianza en Zapatero y el futuro se avizora complicado, en la política y para el periódico.
ABC reafirma su apuesta por un Rajoy alejado de los extremismos del PP en busca de posición política y de mercado.
Zapatero y Pedro J. cada vez más juntos. Cada reunión, cada llamada de teléfono, se entienden mejor.

6:24 da tarde  
Anonymous Anónimo disse...

http://periodistas21.blogspot.com/2007/01/objetivo-el-pas.html

Objetivo: El País

Hace más de un año el estudio de Barcelona Casses i Associats comenzó a trabajar en un proyecto de diario nacional de pago. Moderno, progresista, para las nuevas élites, centrado en las grandes ciudades y con aspiraciones de liderazgo en la sociedad del siglo XXI.
El proyecto barajó varios nombres, varios modelos de negocio, varias alternativas de distribución (sólo grandes ciudades) y precio (lanzamiento a 50 céntimos, a discutir si guerra de precios o sólo durante un tiempo, como promoción).
En ciertos momentos pareció que el nuevo diario estaba a punto. A veces semejaba sólo un instrumento para conseguir otros fines y espacio en el duro negocio de los medios.
Durante algunos meses tres proyectos de diarios de pago nacionales llegaron a prepararse a la vez desde Barcelona por distintos promotores.
Dos parecen abandonados por el momento.
Una columna en La Vanguardia aviva de nuevo los rumores sobre el otro.
Detrás, La Sexta -la última televisión analógica nacional privada- con algunos de sus promotores y ejecutivos como Jaume Roures y José Miguel Contreras al frente.
Algunas fuentes siguen hablando de una señal de humo. Otras que esta vez va en serio.
Objetivo si Público llega al kiosco: El País. El diario de Prisa lleva demasiado tiempo siendo el único referente nacional del centro izquierda.
En el centro derecha pelean el resto de los diarios de pago nacionales, a la izquierda todo tranquilo para el periódico de Prisa.
Público no es ajeno a la situación política. El PSOE y el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se pueden permitir un tramo final de legislatura con una oposición del PP a cara de perro. No pueden soportar la crítica de El País de Javier Moreno en temas clave. Sus votantes lectores del diario, tampoco.
El divorcio entre el gobierno de Zapatero y El País preocupa en La Moncloa, en Ferraz y en la propia redacción de Miguel Yuste.
Desde la Casa de América, la sombra de Miguel Barroso vuelve a proyectarse sobre la estrategia de comunicación del presidente y sus amistades televisivas.
Rumores nuevos sobre un proyecto largamente larvado.

6:28 da tarde  
Blogger Fernando Martins disse...

É um luxo poder contar com comentários deste calibre. Ainda assim, e apesar de só ler o El País on-line de quando em vez, não me parece que o divórcio entre Governo e o El País seja tão pronunciado. Com o grupo PRISA, então, nem dei por ele. É claro que seria uma estupidez da minha parte presumir que o casamento entre o El País, ou o grupo PRISA, e o Governo de Zapatero seria sempre linear e pacífico. Agora o que me parece óbvio é que o El País é, ainda, o jornal do Governo e que não haverá outro, pelo menos, até às eleições legislativas. Finalmente, esse divórcio pode tratar-se apenas de uma questão económica. É que um El País demasiado próximo de Zapatero arrisca-se a descer demasiadamente nas vendas, sobretudo numa altura em que os jornais pagos, no seu formato tradicional, enfrentam uma crise profunda por todo o mundo civilizado.

6:50 da tarde  

Enviar um comentário

Links to this post:

Criar uma hiperligação

<< Home